Jorge Serna«Me gustaría despedirme de la que  ha sido mi casa con estas líneas.

Desde el ascenso del año pasado que propuse a la junta mi salida pero, por diversos motivos (todos positivos), hemos continuado unidos hasta el día de hoy. Bien es verdad que desde aquel momento había  tomado una firme decisión: una vez asegurada la permanencia (si se daba el caso de conseguirlo) tocaría  dar un paso atrás para que otros tomasen el relevo. Hoy ha llegado ese día. Un día para disfrutarlo: Hemos conseguido mantenernos en la Liga EBA.  Para mí es la mejor manera de tomar otro camino. Estoy superorgulloso del proyecto realizado, de los éxitos obtenidos y de cada una de las decisiones tomadas hasta hoy.

Los motivos son estrictamente personales ya que me siento fantásticamente en el club y en el equipo pero, han sido unos meses complicados para mí  y para mi familia, y ahora me toca durante un tiempo dedicarme a otras cuestiones extradeportivas. En breve nos trasladamos a vivir a Zaragoza y mi cabeza quiere centrarse en todo lo que ello comporta. Podría haber seguido hasta final de temporada pero, yo me siento entrenador dando el 100% cada día que estoy en la cancha. Si anticipo que eso no va a ocurrir, prefiero que venga otra persona a entrenar.

Aprovecho este espacio para despedirme de la familia del baloncesto de Lleida, desear los mejores éxitos a todos los clubes, federación, entrenadores y jugadores. Estamos en un gran momento con varios equipos en buenas categorías y con jugadores de referencia. Seguir trabajando duro en ello. Tenéis capacidad más que suficiente para mantener esta dinámica durante muchos años.

Quiero despedirme dando las gracias a diferentes personas. En primer lugar, a todos los jugadores que han compuesto las plantillas de estas tres temporadas. Habéis sido un ejemplo de compromiso y generosidad.  Os deseo de corazón todo lo mejor. Habéis conseguido unos resultados increíbles y con el tiempo le daremos más valor a lo obtenido.

Al increíble staff técnico  del que he podido disfrutar estos años, el cual ha sido capaz de soportarme tanto tiempo, y que esta temporada ha tenido que realizar tantísimo  trabajo. Os estoy muy agradecido. Hemos sido muchas personas trabajando  y  realmente hemos funcionado como un  equipo, con un modelo organizativo de máxima profesionalidad. No puedo olvidarme a Josep, para mí eres uno más de nosotros. Fuiste artífice del ascenso y te he echado de menos muchísimo.

A la junta directiva, que han sido parte del staff y que me han hecho sentirme realmente querido. Habéis respetado mi trabajo y habéis sido claves en los éxitos del equipo.

A Joaquín Prado y Força Lleida, tanto por su ayuda este año en momentos difíciles como por el entendimiento tan respetuoso y generoso de nuestra vinculación.  Como dije hace unos días, eres un auténtico fenómeno y has revolucionado el baloncesto de esta ciudad.

A Raúl Nuño y Sicoris Club  por la vinculación que nos ha unido estas temporadas y sobre todo por nuestra relación personal, muy por encima de las cuestiones del baloncesto. Me inicié en vuestra casa y os llevo en mi corazón.

A las instituciones,  sponsors , prensa y Federación,  por ayudarnos en tiempos tan difíciles, dar difusión a nuestras actuaciones y ser parte del club. Sin vosotros sería imposible funcionar del modo correcto.

A la gente que nos ha seguido tanto en las temporadas anteriores como en la actual, por todo su apoyo y el calor recibido. En el Pabellón de Pardinyes era más sencillo pero, en Barris  Nord, también os hemos sentido muy cerca. Siempre recordaré el Pabellón de Pardinyes el partido contra Salt del año pasado con el que obtuvimos el ascenso. Fuisteis vosotros quienes nos empujasteis a meter canastas para conseguir el objetivo. Probablemente, uno de los días más bonitos de mi carrera deportiva.

No quiero olvidarme de mis colegas entrenadores de la Liga EBA y de todos sus jugadores, a los que les deseo todos los éxitos posibles.  Espero veros en las canchas. Ha sido una temporada dura y para los que estáis sufriendo, os envío un fuerte abrazo y muchísima energía positiva.  Y obviamente, para los árbitros, con los que al final hemos encontrado el equilibrio. Disculparme en mi adaptación a la liga. En ningún caso lo hice con mala intención. Sólo quise defender a mis jugadores y a mi club. Respeto mucho la dificultad de vuestro trabajo.

Finalmente, a mi familia, a la que he dejado de atender durante este tiempo y tanto lo han respetado.  Ahora me toca hacer de marido y papá del modo correcto.

A tod@s, muchas gracias y hasta siempre! Un fuerte abrazo para tod@s

Jorge Serna»